Vende tu carro
Test drive

Manejamos el CUPRA León 2021

El hot hatch de CUPRA mantiene la deportividad que le hizo ganar legiones de fans, pero ahora es un producto más maduro

Manejamos el CUPRA León 2021

Hace un par de semanas justamente estaba tratando de recordar cuál es el primer SEAT que manejé. Muy probablemente haya sido un Ibiza o un Córdoba, sin embargo, el que saltó primero en mi memoria es justamente el León CUPRA R de primera generación, aquel que tenía el motor 1.8T de con 225 hp si no mal recuerdo, y que podía despedazar a deportivos que costaban varias veces más.

Era un coche radical, durísimo de suspensión, de reacciones violentas, dirección precisa, rapidísimo y muy divertido. Traté de encontrar el link en Autocosmos de aquella prueba, pero ya no está, se habrá perdido en alguna de las tantas migraciones que hemos realizado a lo largo de los años.

Desde entonces tuve la suerte de manejar todos los León CUPRA que llegaron a México, nunca perdió ese enfoque en la deportividad, pero fue ganando equipamiento de confort y refinamiento.

Por primera vez no es un SEAT

La cuarta generación llega en condiciones muy distintas, ahora forma parte CUPRA como marca separada de SEAT, es decir, es el primero llamarse CUPRA León y no al revés.

La separación de CUPRA le permitió al León evolucionar en aspectos justamente relacionados con el confort, tecnología y refinamiento. Claro está que esto representa un incremento no menor en el precio. Pero de una cosa puedes estar seguro, el CUPRA León 2021 es un deportivo tan capaz y divertido como siempre, solo que ahora es más sofisticado, más maduro.

La llegada de la madurez no es necesariamente mala, es cierto que pierde algo de ese purismo que tanto enamoraba a su legión de fans, pero es igual de rápido, y en cambio, es bastante más llevadero como auto para el diario.

CUPRA León 2021: Interior

Puertas adentro lo que genera más impacto y llama la atención, son el volante y los asientos frontales, el primero de piel perforada con un tacto inmejorable y al centro el emblema de CUPRA en color cobre, flanqueado por un acabado que parece tejido. Los pespuntes también son en color cobre y hay insertos en color grafito.

Por su parte, los asientos deportivos de una pieza no son menos atractivos, están forrados en una combinación de piel y tela y en la cabecera, se encuentra tatuado el logo de la marca. Al tener la parte central de tela, son bastante cómodos para viajes prolongados, no sudas de más, y por si fuera poco la sujeción lateral es excelente.

En la actualidad, buena parte del protagonismo en el interior de los autos se lo llevan las pantallas y sistemas de info – entretenimiento. El CUPRA León cuenta con clúster digital de 10.25” y una pantalla central táctil de 10”.

La interfaz es muy fácil de utilizar, hay que reconocer que es de las más simples y amigables del mercado. En donde la ergonomía se ve comprometida es debido a la ausencia de botones y perillas para controlar el volumen y el climatizador automático de dos zonas. Un sacrificio que debes hacer si quieres tener una pantalla tan grande.

Si me preguntas, y claramente mis amigos de CUPRA no pidieron mi opinión, yo sacrificaría feliz una o dos pulgadas de pantalla con tal de tener los citados controles físicos.

Por lo demás, no falta nada, hay zona de clima independiente para los pasajeros de atrás, cargador inalámbrico, quemacocos, compatibilidad con IOS y Android, así como un sistema de audio Beats con 9 bocinas + subwoofer.

Las texturas de ciertos materiales en el tablero, así como los insertos también ayudan a generar una atmósfera más suntuosa en comparación con el SEAT León.

Hay 5 cm adicionales de distancia entre ejes, con lo cual el espacio para los pasajeros de la segunda fila es muy bueno. El hecho de ser tan deportivo no afecta en absoluto la practicidad y espacio.

CUPRA León 2021: Manejo

Tras el volante, el CUPRA León como siempre impresiona, el 2.0T con 300 hp y 295 lb-pie empuja con mucha contundencia, es rapidísimo y esto se debe también en parte al buen trabajo de la caja DSG de doble clutch con siete velocidades.

Te decía que ha ido abandonando algo de ese purismo del modelo original en aras de entregar mayor confort y refinamiento, pero no te equivoques, el León sigue siendo, al menos por ahora el mejor deportivo que CUPRA ofrece. Se siente ágil y transmite mucho al volante gracias al ajuste de dirección y suspensión.

Ateca y Formentor son también formidables, pero la mayor altura y peso, las hace un pelín más burguesas que el León.

Su hábitat natural son carreteras sinuosas y autopistas, es ahí en donde se disfruta más el CUPRA León, en modo manual y llevándolo siempre de medio régimen a la parte alta una y otra vez, para disfrutar el sonido en modo CUPRA, así como esa precisión casi quirúrgica que entrega. Se planta impecable, y su naturaleza de tracción frontal lo hace sumamente ágil, pero también predecible y fácil de controlar. Por supuesto, tengo que volver a resaltar el trabajo del sistema de frenos, la capacidad para detenerse es sorprendente, además es súper resistente a la fatiga.

En cambio, con todo y que es más refinado que nunca, el CUPRA León sigue siendo duro para la ciudad, te deja saber cada imperfección del camino y el ajuste se siente más firme de lo ideal cuando se trata de traslados a baja velocidad, que son la constante en el tránsito urbano. Como sea, tampoco es insufrible y es un compromiso muy menor en comparación con lo efectivo y divertido que es en carretera.

CUPRA León 2021: Conclusión

Si buscas el modelo más cercano a los orígenes del nombre CUPRA (CUP – RAcing), definitivamente el León es tu elección, sigue siendo tan rápido, efectivo y divertido como el primero, solo que ahora es más lujoso y sofisticado.

Es además uno de los últimos hot hatch del mercado y eso lo hace todavía más valioso, ya que en un mundo en donde si no es una camioneta, ya no tiene sentido fabricarlo, la marca se mantiene fiel a ese modelo al que le debe lo que es.

CUPRA León 2021

Rubén Hoyo recomienda

Cuéntanos que opinas